¿Contratar un desarrollador interno, un freelancer o una agencia externa?

¿Contratar un desarrollador interno, un freelancer o una agencia externa?


aprender a programar curso de programación programa curso Hackademy tecnologías Laravel Formación profesional Carrera en programación formación online desarrollador full-stack html lenguaje de programación front-end Curriculum Vitae

Parte del éxito de un nuevo proyecto radica en tomar la decisión más adecuada sobre quién trabajará en él: ¿debería contratar un desarrollador interno, un autónomo o una agencia externa? Cada una de estas opciones ofrece interesantes ventajas y tienen algunas desventajas. La elección final depende de las circunstancias específicas de la empresa y del proyecto. Entonces, veamos cómo avanzar hacia la solución más adecuada.

4 preguntas que debe hacerse antes de contratar a un desarrollador. Antes de tomar cualquier decisión es fundamental tener la máxima claridad sobre estas cuatro cuestiones:

  1. ¿Proyecto a corto o largo plazo? ¿Será un compromiso de unos meses o más de un año? ¿Se requerirá algún mantenimiento una vez que se complete el producto?
  2. ¿Cuáles son los requisitos específicos? ¿Existe ya un plan detallado para este proyecto o necesita más ayuda para desarrollarlo?
  3. ¿A cuánto asciende el presupuesto? Según la duración y los requisitos, ¿es más rentable pagar la tarifa por hora de un autónomo o las contribuciones de un empleado? ¿Vale la pena gastar más por los servicios completos de una agencia?
  4. ¿Qué tipo de cultura corporativa tienes? ¿Existe una preferencia por la comunicación en línea o cara a cara? ¿Son bienvenidas las nuevas ideas o prefieres seguir los planes iniciales?

 

Teniendo en cuenta las respuestas a estas preguntas, será más fácil comprender qué opción se adapta a las necesidades específicas de la empresa y del proyecto en cuestión.

Contratación de un desarrollador interno: pros y contras

Un desarrollador interno garantiza la disponibilidad a tiempo completo en los proyectos en curso de la empresa.
 

Los beneficios de contratar a un desarrollador interno incluyen:

  • Disponibilidad total: el desarrollador se concentrará en el proyecto que le asigne la empresa, por lo que tardará menos en finalizarlo;
  • Mayor dedicación: como parte de la empresa será una prioridad para él comprometerse al máximo para el éxito del proyecto;
  • Formación continua: es más fácil para la empresa asegurarse de que todos los empleados estén formados en las tecnologías relevantes para los proyectos en los que trabajan;
  • Continuidad: trabajando en el proyecto desde el principio, podrá proporcionar un mantenimiento óptimo en el futuro.

Por supuesto, también hay algunas desventajas:

  • Costos adicionales por contribuciones, vacaciones, estación de trabajo y equipo técnico;
  • Menos flexibilidad: no es posible contratar y despedir al empleado a voluntad en función de los cambios en la carga de trabajo.

Contratar a un desarrollador autónomo: pros y contras

Contratar a un profesional independiente es generalmente un proceso bastante sencillo: asigne un proyecto, establezca una fecha límite y luego pague la suma acordada.

Entonces veamos las ventajas de esta opción:

  • Menores costos, tanto en términos de tarifa horaria como de ausencia de cotizaciones y vacaciones pagadas;
  • Flexibilidad: la empresa no tiene obligaciones con el autónomo y solo puede contratarlo en caso de necesidad;
  • Especialización: muchos autónomos se especializan en un área y, por lo tanto, pueden contribuir a proyectos que requieren ciertas habilidades.

Por otro lado, también existen desventajas:

  • Menos motivación: al no ser empleados de la empresa, rara vez tienen el mismo nivel de dedicación que un desarrollador interno;
  • Problemas de confiabilidad: trabajar para varios clientes al mismo tiempo no garantiza una atención total al proyecto o una comunicación inmediata y pueden demorar más en completarlo;
  • Sin mantenimiento: una vez finalizado el proyecto, un autónomo generalmente no está disponible para futuras actualizaciones o cambios.

Asumir una agencia externa: ventajas y desventajas.

Las agencias externas ofrecen un servicio integral a través de una gama de expertos en diferentes áreas, que se encargarán de los diferentes pasos del proyecto. Al abordar el proyecto desde una etapa temprana, a menudo sugieren cambios positivos que, sin embargo, requieren ajustes en el plan inicial.

Las ventajas de asumir una agencia externa incluyen:

  • Asistencia integral desde las etapas iniciales del proyecto hasta después del lanzamiento;
  • Buena fiabilidad tanto en la calidad del trabajo como en el cumplimiento de los plazos;
  • Experiencia: los colaboradores están altamente especializados en su campo y cuentan con numerosos proyectos a sus espaldas.

A estas se contraponen algunas desventajas:

  • Costo, mucho más alto que las otras opciones, especialmente para proyectos a largo plazo;
  • Posibles cambios en el plan inicial, que aunque se encuentren motivados no siempre son bienvenidos por la gerencia;
  • Dificultad para elegir entre miles de posibles agencias.

Como hemos visto, cada opción ofrece beneficios interesantes, desde la flexibilidad total de los freelancer hasta la gran atención por parte de la agencia. Pero asumir un desarrollador interno une varias ventajas de ambas opciones. Garantiza también fidelidad a largo plazo sin costos excesivos como el de las agencias y el/la asumido/a puede convertirse en una parte integrante de la empresa, creciendo y ayudandola a crecer a la vez.

Curso de programación Aulab Hackademy

Conviértete en Desarrollador weben 3 meses

Descubre el bootcamp de programación Hackademy

Programa Completo

© 2020 Aulab. Todos los derechos reservados • P.IVA: IT07647440721 • Política de privacidad